¿Qué sucede, desde que echamos la bolsa de basura al cubo de la calle?

Antes de tirar cualquier desperdicio al cubo de basura debemos preguntarnos ¿Sirve para algo?

¿Qué sucede desde que echamos la bolsa con nuestra basura al contenedor de la calle?

Antes de tirar cualquier desperdicio al cubo de basura debemos preguntarnos ¿Sirve para algo?

En la mayoría de casos la respuesta es un gran SI.

Llevando ese objeto al contenedor adecuado comenzamos las fases del ciclo de la la basura.

Tipos de residuos:

Para entender mejor las etapas del ciclo de la basura debemos conocer los tipos de residuos y los contenedores indicados para ellos.

Llevar los desperdicios al lugar adecuado es una de las primeras fases del ciclo de la basura.

Residuos orgánicos:

Como los restos de comida. Podemos crear abono para las plantas de casa con ellos. La industria también los utiliza para este fin y para la creación de biogás.

Plásticos:

Los envases se reciclan fácilmente, las bolsas ya cuesta un poco más.

Electrodomésticos:

Para reciclarlos se separan sus materiales en metales, cristales, plásticos y componentes de riesgo. Tratando cada parte por separado.

Latas:

Creadas a base de aluminio o de una lámina de hierro bañada en estaño. Se puede reciclar completamente con un coste energético muy bajo.

Vidrio:

Es un material muy fácil de reciclar, si lo echamos al contenedor adecuado.

Papel y cartón: Son productos de origen vegetal que se fabrican a base de celulosa y que se reciclan muy fácil. Al hacerlo disminuimos la tala de árboles y ahorramos energía.

Contenedores de reciclaje ¿Para qué sirve cada uno?

Ahora que conocemos los distintos tipos de residuos necesitamos saber cómo separarlos en los contenedores adecuados, así podrán seguir el resto de etapas del ciclo de la basura:

Contenedor verde: Restos de alimentos, plásticos que no son envases (juguetes rotos por ejemplo) compresas, pañales, corcho, papel y cartón manchado o con elemento metálicos...

Contenedor Amarillo: Envases y envoltorios de plástico. 

Contenedor Azul: Papel y cartón que no contengan elementos externos como pintura, grapas o anillas metálicas...

Iglú Verde: Vidrio. Muy importante quitar el tapón a los envases.

Punto limpio: Es el lugar donde llevamos los electrodomésticos y otros elementos eléctricos (como las bombillas) Los trabajadores del lugar se encargan de los siguientes pasos en su reciclaje.

Contenedor pequeño para las pilas: Lo encontrarás en algunos supermercados y se utiliza solo para echar las pilas descargadas.

Etapas, fases y pasos del ciclo de la basura:

Ahora que los desechos están en su lugar adecuado podrán seguir con el resto de etapas del ciclo de la basura:

Desde los contenedores del ayuntamiento los residuos se trasladan a la planta de reciclaje, este es uno de los primeros pasos.

Después podemos diferenciar entre dos etapas clave:

Las fases de reciclaje del contenedor amarillo:

Los residuos que se encuentran en el contenedor amarillo pasan por una máquina que los separa por tamaño. También separamos la hoja de lata mediante un sistema de electroimanes.

Seguidamente, unos lectores especiales conocidos como “lectores ópticos” seleccionan los bricks. Mientras que un tambor de campo magnético separa el aluminio.

Por último se clasifican los plásticos, los poliestirenos por un lado y el resto por otro. Terminado el proceso, se prensan todos los elementos para enviarlos cómodamente a la planta de reciclaje, donde se les dará una nueva forma y una nueva vida.

Las fases de reciclaje del contenedor verde

Recordemos que estos son elementos no reciclables y materia orgánica. En los primeros pasos de su ciclo de basura se depositan en tolvas, donde se deja secar para conseguir el llamado Combustible Derivado de Residuos.

Posteriormente el combustible se quema para alimentar una planta termoeléctrica. Después las cenizas y desechos producidos en el proceso se llevan al vertedero.

Comentarios

Leave your comment